martes, 23 de mayo de 2017

Meditación del árbol de la vida

MEDITACIÓN DEL ÁRBOL DE LA VIDA


Ésta es una meditación muy importante y efectiva para relajarse y sentir el poder propio, el de la tierra y la conexión entre ambos, para sentir nuestras raíces, nuestra esencia, de donde venimos y hacia donde vamos, pues la meditación nos ayuda a encontrarnos a nosotros mismos.

Realizarla con asiduidad va a beneficiarnos en muchos aspectos, pero sobre todo va a permitir que nos distanciemos un poco de la vida material, esa vida que hoy vivimos basada en los que pasa fuera de nosotros, en la que no nos percatamos de los que ocurre en nuestros interior hasta que nos ponemos enfermos.
Tenemos una percepción sólo parcial de lo que es la vida, vamos a completarla.

Asegúrate de que nadie te moleste en un rato.
Empezamos:

Siéntate en una silla con la espalda recta o párate de pie bien erguido. Cierra los ojos y empieza a respirar profunda y rítmicamente.
Mientras respiras recuerda en todo momento mantener tu postura estirada, y siente cómo la energía sube de la tierra por tus pies y hacia arriba, fluyendo.(Haz una pausa para sentir esto y verlo con todos los detalles posibles)

Ahora imagina que tu columna vertebral es el tronco de un árbol... visualiza cómo desde las raíces su base se extiende hacia el interior de la Tierra, hacia el centro de la misma... (Pausa para sentir y ver todos los detalles, no tengas prisa...)

Puedes extraer el poder de la Tierra, y haces que suba con cada respiración... Siente cómo la energía se eleva como la savia que sube por el tronco de un árbol, siente esa luz ascendiendo desde tus raíces milenarias hasta tu interior.
Ese poder lo sientes subiendo por tu columna, empiezas a ser consciente de que cobras vida con cada respiración...
Desde la coronilla de tu cabeza ves como salen unas ramas que se van extendiendo hacia arriba y vuelven a bajar hasta tocar la Tierra... Sientes el poder brotando desde la corona de tu cabeza, cómo se extiende por las ramas hasta que vuelve a tocar la Tierra, formando un círculo, haciendo un circuito, el circuito de la vida que fluye y vuelve siempre a su fuente...

Mantente así el tiempo que desees, recreándote todo lo que necesites o te apetezca, imagina los detalles que creas necesarios, siempre con libertad.
Eres libre de sentirte a ti mismo.
Es tu momento de intimidad contigo mismo, el momento de conocerte y ser consciente de tu realidad personal. No es el momento de analizar nada de tu exterior, de tu vida ni pensar o preocuparte, sino de observarte a ti mismo.
Fluye.
Siéntete y alarga el momento todo el tiempo que desees o te sea posible.

Después, ve poco a poco recogiendo tus ramas y tus raíces, y da las gracias a la Tierra por su energía. Estira tus músculos y abre los ojos lentamente mientras entiendes lo que acaba de pasar y cómo te sientes. Disfruta un momento de esta sensación....
y repite cuando quieras.


Espero que os guste, espero que comentéis vuestras experiencias y preguntéis cualquier duda que tengáis.

Bendiciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario